¿Cómo crear un social funnel?

image
image
image
image
image
image
social funnel

Un funnel (embudo en español) en marketing digital es el conjunto de pasos que tiene que dar un cliente para cumplir un objetivo en la web. El objetivo puede ser la compra de un producto, la generación del contacto, la suscripción; o en el caso del social funnel a la conversión de un cliente dentro de las redes sociales.

Las redes sociales se han convertido en la principal competencia de Google a la hora de publicitarse por Internet; no en vano son las aplicaciones con más interacción de toda la red. Por este motivo para vender en redes sociales es indispensable conocer qué es un social funnel y cómo podemos usarlo a nuestro favor.

5 Pasos para un buen social funnel

  1. Conseguir una comunidad en redes sociales que realmente esté interesada en nosotros. El primer paso que debemos conseguir es una cartera de clientes que estén interesados en contenido como el nuestro; ésto podemos conseguirlo con publicidad pagada o interaccionando con otras cuentas que hayan mostrado interés por artículos de nuestra competencia. Si no hacemos bien este paso el resto no tendrán ninguna efectividad en nuestro social funnel.
  2. Transformar nuestros seguidores en leads. Dentro de las redes sociales para convertir followers en leads podemos hacer ofertas en las que tengan que comentar si les interesa el objeto; por ejemplo podemos poner un sorteo donde los usuarios tengan que hacer algún comentario o nombrar amigos para poder ganarlo. Al suscribirse tendremos un nuevo cliente potencial gracias a nuestro social funnel al que podremos contactar gracias a la newsletter cuando tengamos artículos nuevos que les puedan interesar.
  3. Transformar los leads en compradores primarios. Un lead todavía no es un cliente es sencillamente un usuario que ha demostrado un alto interés en nuestro producto; por eso el siguiente paso en nuestro social funnel es convertirlo en un cliente real.
  4. Transformar a los clientes primarios en clientes recurrentes. Cuando un cliente nos compró una vez puede comprarnos más veces si acabó contento con nuestro servicio; así que nuestro social funnel tiene que tener alguna estrategia para conseguir que nos vuelva a comprar.
  5. Conseguir buenas reseñas. Está demostrado que las empresas que tienen buenas puntuaciones en las diversas plataformas tienen más facilidad para conseguir clientes nuevos porque generan más confianza. Por este motivo no te puedes olvidar de este paso en la creación de tu social funnel.

Cómo crear un social funnel que convierta

Hay muchos tipos de anuncios de redes sociales en función de los objetivos de la empresa; pueden utilizarse para aumentar las conversiones, generar tráfico en la web, llegar a clientes potenciales; etc.

Una de las primeras cosas que tenemos que hacer cuando queremos llevar a la práctica un social funnel es crear la necesidad en el consumidor sobre nuestro producto o servicio. Una de las mejores estrategias posibles es la de señalarles un problema común que se solucione con el producto o servicio de nuestra empresa.

¿En qué puede estar fallando mi anuncio si mi funnel no convierte?

Hay algunos errores muy típicos a la hora de anunciarnos en redes sociales que pueden estar impidiéndonos que logremos el objetivo que teníamos cuando los creamos.

  • Imágenes poco creativas o demasiado coloridas. Tanto el exceso como el defecto pueden suponer un grave problema en un social funnel. No hay que olvidar que las redes sociales son muy visuales; por eso es importante que sea creativo para que llame la atención pero tan sobrecargado como para que el diseño desvíe la atención de nuestro producto o servicio.
  • La propuesta que hacemos no tiene valor suficiente. Tenemos que tener en cuenta que debemos ser una solución efectiva a un problema de un cliente potencial si queremos que se transforme en cliente final. Si el usuario interesado no ve una solución a su problema en nosotros no podremos convertirlo y nuestro social funnel no tendrá la efectividad que queríamos en un principio.
  • Dirigirnos a públicos demasiado genéricos. Esto también puede ser un problema porque puede ocasionar que el cliente no se sienta lo suficientemente identificado con nuestro producto como para ver una solución efectiva en él. Suele ser más efectivo un anuncio segmentado que demasiado general en cualquier social funnel.
  • Definir bien la audiencia. Si no tenemos en cuenta el público objetivo que nos sigue así como el público al que pueda interesarle el producto o servicio que estamos ofertando en el anuncio será una promesa de un fracaso asegurado de nuestro social funnel.
  • Textos poco coherentes o poco concluyentes. El texto que acompañe al anuncio tiene que evidenciar una solución efectiva al problema que queremos solucionar con nuestro producto o servicio.

En resumen, para tener un buen social funnel deberemos crearnos un público que tenga interés en nosotros y ser visibles para que nos tengan en cuenta cuando vayan a comprar un producto o un servicio que tenga que ver con el nuestro.